PORTAL AUTOGESTIÓN
Cámara Argentina de Comercio
La Segunda Guerra Mundial entraba en su fase final

Si bien durante algunos años se registraron ciertos atisbos de mejora en los precios agrícolas –que incluso hacían crecer no sólo el ingreso sino también el gasto público, como por ejemplo entre 1933 y 1937, producto de una intensa sequía en los Estados Unidos-, la restricción externa generaba crisis recurrentes en el balance de pagos, que tornaban sumamente dificultoso el despegue de una economía que para crecer todavía debía importar una alta proporción de insumos. Esa situación producía que, llegado un punto del ciclo de expansión, no se contara con divisas suficientes para continuarlo, lo que se conoce como teoría del “stop and go”.

   Sin embargo, otra vez un hecho externo, como fue el inicio de la Segunda Guerra Mundial, determinó una nueva vuelta de página en la historia argentina: un comercio internacional severamente restringido indujo la fuerte aceleración del proceso de sustitución, lo que determinó una expansión muy considerable de la estructura productiva nacional, aún cuando ésta debió afrontar serios problemas en la provisión de equipamiento para su capitalización.

   Durante esos años, la balanza comercial argentina resultó altamente superavitaria, no por un incremento de exportaciones sino por una inevitable disminución de importaciones, motivada precisamente por la restricción en la oferta mundial de bienes finales. Ello determinó, por ejemplo, que al finadle la guerra, el país se encontrara con un nivel de reservas de 1.600 millones de dólares y que, por primera vez en la historia, pasara de una posición de deudora a otra de acreedora de Gran Bretaña.

Agenda de actividades

01
Jul
2022
Agenda EDUCAC-JulioCámara Argentina de Comercio y Servicios

Videos CAC

    Suscripción al Mercurio

    Complete el siguiente formulario para suscribirse: